Mostrar menú secundario

La Biblioteca Rafael Azcona crea nuevos espacios e interviene en ellos con murales de dos artistas riojanas

19
Nov
2020
20201119_Presentación nuevos espacios

La Biblioteca Rafael Azcona crea dos nuevos espacios, uno dedicado a la juventud y otro centrado en los recursos audiovisuales, en los que dos artistas riojanas de prestigio nacional están interviniendo con la creación de murales artísticos, cuyo proceso puede ser seguido en directo hasta finales de este mes de noviembre.

La concejala de Cultura, Carmen Urquía, ha explicado que “tras detectar la necesidad de que la Biblioteca Rafael Azcona contara con una Sala Juvenil, creamos un nuevo espacio único que recogerá los fondos destinados al público joven, con edades comprendidas entre los 12 y los 25 años”. De esta manera, “adecuamos nuestros servicios a las necesidades y expectativas de las personas más jóvenes”.

Esta Sala juvenil, ha indicado, “queremos que se constituya como un entorno de lectura, de diálogo y escucha pausada para las personas más jóvenes. A este espacio se trasladarán los fondos juveniles, ubicados actualmente en la Sala de lectura, y contará con las mesas suficientes para la lectura, estudio y trabajo en grupo”.

El objetivo, ha detallado Carmen Urquía, “es fomentar la lectura y promocionar este espacio bibliotecario como lugar formativo e informativo, en el que se puedan desarrollar las actividades destinadas a la población juvenil con propuestas innovadoras y clásicas a un mismo tiempo”.

“Para hacer más especial y único este espacio juvenil -ha comentado la concejala de Cultura- hemos contado con la colaboración de la artista Antonia Santolaya, quien, desde esta semana hasta finales de mes, está realizando un mural que ocupará las cuatro paredes de la sala y la habitará con elementos y personajes que exaltan a la juventud, su potencial de sabia fuerte que surge al mundo”.

La propia artista Antonia Santolaya ha comentado que su propuesta artística pretende crear un espacio que invite a la lectura desde el desenfado, la fluidez, la ensoñación y la interrelación entre los jóvenes asiduos a la sala. “Las imágenes en los muros crearán una atmósfera singular que les haga sentir que entran a un espacio propio, intencionadamente cuidado para las y los jóvenes, en el que se les invita a adentrarse en otros mundos a través de los libros”.

En su mural los personajes aparecen tras las estanterías con la intención de cruzar miradas con los visitantes, crear vínculos entre ellos y expandir su visión a la experiencia de viajar por las páginas, por los muros, por la vida.

Su intervención pictórica, ha detallado Antonia Santolaya, parte de uno de los muros y desde ahí recorre el resto de paredes, abarcando la sala al completo “con idea de acompañar la experiencia, sugerir y animar a ser parte integrante del espacio, de las historias que emanan de los libros y provocar que vuele su imaginación.”

“Con mis dibujos he querido romper el muro plano a través de elementos geométricos para abrir el espacio a nuevas posibilidades. Las figuras representan a jóvenes que se atreven a dar pasos y que, como los libros, se abren a nuevos mundos desde un pensamiento libre. Además, en el mural la juventud se integra con la naturaleza, en un todo, como símbolo de creatividad y fuerza vital, así lo humano y la naturaleza se convierten en un elemento único y se abren desde los propios libros al espacio abierto de la biblioteca y del mundo”, ha apuntado.

Por otra parte, la concejala de Cultura ha explicado que el otro espacio en el que se ha intervenido está en la Sala de lectura, “donde vamos a crear una zona de audiovisuales en la que se compondrá un entorno de lectura, visualización y escucha pausada sobre arte e imagen. Para la visualización y audición de las películas y música que forman parte del fondo audiovisual de la biblioteca se incorporará un espacio modulado con tres televisiones y unos sillones de lectura individual, conformando un espacio abierto desde el que se pueda interrelacionar con el resto de la Sala de Lectura”.

Para el desarrollo de este espacio, ha añadido, “se ha catalogado también el fondo de libros de arte procedente de las exposiciones realizadas en la Sala Amós Salvador a lo largo de los últimos 30 años, al que se irán incorporando los procedentes de otras importantes exposiciones de otros centros y museos de España.

La intervención artística de la ilustradora Raquel Marín parte, como ella misma ha explicado, “de la idea de saborear la lectura y de la metáfora ‘comerse los libros’, que conlleva degustar las palabras, saborear los poemas, paladear los cuentos, deleitarse con el arte, atender al sonido de las palabras…todas ellas metáforas visuales que quiero plasmar a través de ilustraciones conceptuales en esta sala”.

Estas intervenciones artísticas, ha especificado Carmen Urquía, “persiguen la puesta en valor de estos nuevos espacios. Tienen la finalidad de crear e integrar en la biblioteca zonas de diálogo donde las personas se sientan cómodas y acogidas, un espacio agradable donde los usuarios y usuarias estudien, se informen, disfruten de la lectura o de la proyección de películas. Para ello, consideramos preciso su potenciación y visibilización a través de su embellecimiento artístico, lo que, por otra parte, también contribuye a la formación visual e iconográfica de los usuarios y usuarias”.

La incorporación del movimiento artístico del muralismo en la Biblioteca Rafael Azcona, ha detallado, “establece un elemento de identidad, una expresión universal de la importancia de la ilustración en los entornos bibliotecarios, que pone el énfasis y la sensibilidad en que todas las personas puedan sentirse acogidas”.

Los temas de los diseños de estos murales están en consonancia con los objetivos generales de la biblioteca, todos ellos relacionados con la lectura y con la consolidación de la biblioteca como centro local de información, brindando toda clase de conocimiento e información disponible a sus usuarios y usuarias.

Los murales los desarrollarán durante este mes y todas las personas que lo deseen, siempre que lo permitan los aforos de las salas, podrán acompañar a las artistas durante la realización de sus trabajos.

Las artistas

Antonia Santolaya Ruiz-Clavijo nació en Ribafrecha (La Rioja) en 1966. Se licenció en Bellas Artes, especialidad Pintura, por la Universidad Complutense de Madrid. Entre 1993 y 1994 estudió fotograbado y fotoserigrafía en Ormond Road Workshop (Londres), además de un curso avanzado de postgraduado en Grabado en St. Martins School de Londres. Con posterioridad regresó a Madrid, donde se dedicó por un tiempo a la escultura, la pintura y el grabado. Desde el año 2000 trabaja profesionalmente como ilustradora de libros infantiles, fecha en la que ganó, el Premio Apel•les Mestre por Las damas de la luz. Desde entonces ha trabajado con varias de las editoriales más importantes del panorama nacional, como SM, Anaya, Destino, Santillana, Aldeasa, etc. Uno de sus trabajos más destacados es una serie de biografías infantiles sobre las escritoras Virginia Woolf, María Zambrano, Gloria Fuertes o Carmen Martín Gaite. Antonia Santolaya ha expuesto en diversas salas de nuestro país y también imparte talleres de ilustración. También colabora con publicaciones destinadas al público adulto.

Raquel Marín, nacida en Pradejón en 1980, estudió Bellas Artes en Cuenca. Tras especializarse en ilustración, viajó a Barcelona, donde desarrolló la mayor parte de su trabajo, centrado en la ilustración editorial. Ha publicado once libros y lleva más de diez años colaborando semanalmente con el diario El País en la sección de Opinión.