Noticias

Ver la imagen de cabecera a tamaño completo
Mostrar menú secundario

Mañana jueves comienza la actuación en Vara de Rey, enmarcada en ‘Logroño Calles Abiertas’, con el corte al tráfico de un carril por sentido entre Huesca y Gran Vía

01
jul
2020

Mañana, jueves 2 de julio, comienzan las actuaciones en Vara de Rey, en el tramo comprendido entre las calles Huesca y Gran Vía, con el objetivo de adaptar el espacio público para fomentar una movilidad sostenible, segura y saludable. Con ella, la calle Vara de Rey ganará un total de 1.600 metros cuadrados para el disfrute de la ciudadanía y contará con el primer carril-bus de Logroño. La actuación forma parte de la estrategia ‘Logroño Calles Abiertas’.

La actuación comenzará mañana con el corte al tráfico de un carril por sentido entre las calles Huesca y Gran Vía, aunque desde principios de junio se ha trabajado para ampliar las zonas de carga y descargas disponibles hasta ahora, adaptar las plazas de aparcamiento para personas con movilidad reducida, así como actuar en las paradas de autobús urbano.

La actuación de Vara de Rey será rápida, con soluciones provisionales a base de pintura y elementos ligeros que pretende cumplir un triple objetivo:

  • En primer lugar, se ampliará el espacio para los peatones y se ganará la banda de aparcamiento que existe actualmente para llegar cerca de los 5 metros de anchura, se eliminarán 37 plazas de aparcamiento en todo el tramo, pero siempre se mantendrán las 6 plazas de movilidad reducida y se ampliarán las zonas de carga y descarga actualmente existentes.
  • En segundo lugar, se creará un carril de circulación exclusivo para autobuses cada sentido, con la intención clara y expresa de impulsar este medio de transporte como principal forma de comunicación Norte-Sur. Tras los estudios de tráfico realizados estas semanas se ha decidido mantener la exclusividad del autobús en un carril debido a que en la actualidad, Vara de Rey es una arteria donde transitan a diario autobuses urbanos, interurbanos y aquellos que unen Logroño con otras ciudades.
  • En tercer lugar, reducir la velocidad de la circulación a 30 kms/h a través del estrechamiento de los carriles de circulación motorizada y la creación de un trazado sinuoso con suave curvatura que obliga al conductor a aumentar la atención y reducir la velocidad, favoreciendo la seguridad de todos los usuarios de la vía. Para la movilidad ciclista, además de poder utilizar este carril, se ofrecerá un itinerario paralelo más accesible para usuarios que se sientan más vulnerables frente al tráfico motorizado.