Noticias

Ver la imagen de cabecera a tamaño completo
Mostrar menú secundario

La rehabilitación del Camino de Santiago, del Puente Mantible y del Monte Cantabria, entre los proyectos destacados del primer año de la Concejalía de Patrimonio y Centro Histórico

03
jul
2020
M2

El concejal de Patrimonio y Centro Histórico, Adrián Calonge, ha hecho balance esta mañana de las diferentes iniciativas que ha llevado a cabo al frente de su concejalía a lo largo del primer año de este Equipo de Gobierno, en el que el patrimonio vuelve a estar presente en la vida de Logroño a través de varios proyectos que la ciudad esperaba, como la puesta en marcha de las obras de consolidación y rehabilitación del Camino de Santiago o del Puente Mantible, entre otros.

“Desde la puesta en marcha de esta concejalía, hace ya un año, nuestro objetivo siempre ha sido poner en marcha nuestro patrimonio cultural, nuestra zona más histórica y dar a conocer los tesoros que guarda la ciudad y nuestro magnífico Archivo Municipal”, ha destacado Adrián Calonge, concejal de Patrimonio y Centro Histórico.

De este modo, una de las primeras actuaciones fue la elaboración de un Plan de Actuación para acondicionar el Camino de Santiago a su paso por el término municipal, un trazado de unos 15 kilómetros que se inicia en el camino procedente de Viana y finaliza en el camino de La Grajera en su salida hacia Navarrete.

Un Camino sobre el que ya se está actuando en dos de sus tramos. Por un lado en el comprendido entre el barrio de El Arco y el puente del Parque de La Grajera, con el objetivo de armonizar el tránsito, gracias a un camino para peatones y otro para usuarios que circulan más rápido, como ciclistas o patinadores, lo que supone un aumento en la seguridad y accesibilidad de una vía muy transitada en este tramo del Camino Francés; y, por otro, las labores de restauración y acondicionamiento de la Ruta Jacobea a su paso por el Puente de Piedra, que se centran en la accesibilidad y en la seguridad del peatón, donde no solo encuadramos a la ciudadanía de Logroño, sino también a los más de 15.000 peregrinos que lo atraviesan cada año en su ruta hacia Santiago de Compostela.

Con esta intervención se armonizará el tránsito al disponer de caminos disociados para peatones y ciclistas o patinadores, lo que supone un aumento en la seguridad y accesibilidad de una vía muy transitada en este tramo del Camino Francés.

“En conjunto, hablamos de un proyecto de ciudad ambicioso, en el que entran en juego diferentes áreas del Gobierno municipal al ser un proyecto transversal que engloba turismo, patrimonio histórico, cultura, crecimiento económico, desarrollo urbano sostenible e, incluso, la perspectiva de género, donde se aboga por un Camino de Santiago amable, seguro y libre para las mujeres gracias a la creación de un protocolo que detalla el apoyo y la seguridad que se ofrece a las peregrinas a su paso por este tramo jacobeo”, ha añadido Adrián Calonge.

Asimismo, la estrecha colaboración con la Asociación de Municipios del Camino de Santiago, la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de La Rioja y el Ayuntamiento ha posibilitado que el albergue municipal de Logroño, que abrirá el próximo día 6, se convierta en un “Albergue Seguro” para garantizar el acceso seguro desde el punto de vista sanitario de los peregrinos que deseen hacer el Camino Jacobeo este año.

“Nuestro trabajo diario”, según Calonge, “también se ha basado en la responsabilidad y en dar respuesta y solución a asuntos que estaban parados desde hace más de una legislatura”. Un ejemplo es la puesta en marcha del proyecto de recuperación y consolidación de los restos logroñeses del Puente Mantible, que se licitará en los próximos días tras cinco años apareciendo en diferentes presupuestos municipales sin ejecución posterior; o también el intento de reactivación del convenio con la Comunidad Autónoma de La Rioja, hasta ahora en suspenso, para la recuperación de las fases I y II del recinto Amurallado del Monte Cantabria, declarado Bien de Interés Cultural en el año 2012, y su presentación al Programa 1,5% Cultural con mejoras destacadas en lo referente a divulgación, accesos y consolidación.

Además de este yacimiento arqueológico, en nuestro plan de actuación del primer año de Legislatura y de los próximos figuran otros también de referencia para la ciudad, como el de la ciudad romana de Vareia, con un interesante proyecto de investigación gracias a un georradar que permita certificar y dar a este espacio el valor histórico y cultural que se merece; o el yacimiento del Convento de Valbuena, que a pesar de las labores de mantenimiento y limpieza ejecutadas, finalmente no pudo ser abierto al público el pasado mes como estaba previsto debido a la situación de alerta sanitaria provocada por la Covid-19 y que, lógicamente, nos ha obligado a dar prioridad a otros proyectos municipales, algo que ya fue detallado en su momento. Si bien, “seguimos trabajando para, en cuanto sea posible, abrir este yacimiento a la sociedad logroñesa, al turismo y a nuestros escolares, puesto que servirá como base para un proyecto piloto de divulgación patrimonial. Para ello, estamos buscando también la colaboración del Gobierno regional e iniciando los trámites para aumentar su protección incoando un expediente para que sea Bien de Interés Cultural”, ha subrayado Adrián Calonge.

Según el concejal de Patrimonio y Centro Histórico, “desde el primer día hemos trabajado para cerrar las diferentes heridas que tiene nuestro centro histórico, así como para que se convierta en lo que realmente debe ser: corazón cultural, patrimonial, turístico de Logroño y una zona con crecimiento poblacional y dinámica desde el punto de vista económico”.

Para ello se ha comenzado a poner en marcha diferentes planes y proyectos que, debido a su magnitud, muchos todavía continúan en proceso como, por ejemplo, las diferentes acciones para avanzar en los proyectos de urbanización de la Villanueva; la convocatoria del Programa de Ayudas a la Rehabilitación con unos nuevos criterios y la revisión de las próximas bases, en las que se aplican criterios de mejora de la eficiencia energética; el estudio para regular el tráfico en el interior del Centro Histórico (junto con la Concejalía de Desarrollo Urbano Sostenible); contactos con el IRVI (Instituto de la Vivienda de La Rioja) para caminar juntos hacia una nueva política conjunta de vivienda en el centro histórico; los proyectos y licitaciones para atraer vida y vitalidad económica al centro histórico, como la realizada sobre la parcela de las calles Puente-San Nicolás; o la puesta en marcha de los mecanismos internos necesarios para la tramitación de los proyectos englobados en la estrategia europea EDUSI (Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible).

En el marco del V Centenario, se ha trabajado estrechamente con la concejalía de Participación Ciudadana, para dar a conocer los cuatros grandes pilares sobre los que pivotará la celebración de este acontecimiento que pretende dar conocer nuestra historia y, en consonancia con esta concejalía, poner en valor los espacios municipales cerrados con nuevos contenidos para el Cubo del Revellín y un replanteamiento del Calado de San Gregorio, vinculando el interesante binomio entre el Camino de Santiago y la Cultura del Vino, entre otros proyectos.

“En definitiva, hablamos de desarrollar, en la medida de lo posible, los planes y proyectos que afectan a nuestro centro histórico y su patrimonio, siempre teniendo en cuenta la participación ciudadana de sus vecinas y vecinos, las asociaciones, colectivos y, claro que sí, escuchando si las hay, las iniciativas del resto de grupos políticos municipales”, ha destacado Adrián Calonge.

El Archivo Municipal, uno de los grandes desconocidos de la Concejalía de Patrimonio y Centro Histórico, también ha ganado protagonismo durante el primer año de Gobierno a través de iniciativas como ‘Logroño desde mi ventana’, por la que se invitaba a la ciudadanía a remitir fotografías sobre las calles de la ciudad durante el confinamiento provocado por la Covid-19 y que, posteriormente, pasarían a formar parte de la base documental fotográfica del Ayuntamiento; así como la modernización del propio Archivo, con la implantación de una red WIFI y el inicio del proceso de digitalización de sus documentos, datados desde el año 1075.