Noticias

Ver la imagen de cabecera a tamaño completo
Mostrar menú secundario

El Ayuntamiento de Logroño propone a LIF un cruce semaforizado como solución para el nudo de Vara de Rey

23
ene
2020
20200123_114538

La propuesta técnica se ha comunicado a LIF y a los vecinos de los portales afectados esta mañana. Esta solución semafórica permitirá dar prioridad al sentido norte-sur de la ciudad y el ramal de Duques de Nájera, entre los número 2 al 8, se transformará en una calle de prioridad peatonal. El 65% del espacio público estará destinado a peatones y zonas estanciales.

El Ayuntamiento de Logroño propone a LIF un cruce semaforizado como solución para el nudo de Vara de Rey. La propuesta técnica se ha comunicado a LIF y a los vecinos de los portales afectados esta mañana. Esta solución permitirá dar prioridad al sentido norte-sur de la ciudad y el ramal de Duques de Nájera, entre los número 2 al 8, se transformará en una calle de prioridad peatonal.

El concejal de Desarrollo Urbano Sostenible, Jaime Caballero, ha explicado esta mañana la propuesta del Ayuntamiento de Logroño que pasa por la realización de un cruce en el nudo de Vara de Rey, “una solución que acorta los trayectos peatonales, añade seguridad y permitirá dar prioridad al autobús urbano si en el futuro fuese necesario un carril bus”.

El cruce semafórico propuesto permitirá, además, que los peatones puedan seguir recorridos directos a la vez que aumenta la seguridad de todos los usuarios de la vía. Asimismo, la regulación semafórica permite dar prioridad al sentido norte-sur en la calle Vara de Rey, que supone una arteria principal de entrada y salida de la ciudad.

El cruce, para el responsable de Desarrollo Urbano Sostenible, tiene más ventajas frente a otras soluciones propuestas “ya que aumenta la superficie de espacio público disponible para las personas y acorta los recorridos peatonales”. El porcentaje de espacio público dedicado a peatones y zonas estanciales alcanzará el 65% de la superficie, una distribución del espacio que es coherente con los principios de la movilidad sostenible. Una parte de esta superficie recuperada estará arbolada para mejorar las condiciones climáticas y de reducción del ruido. En este sentido, ha avanzado Jaime Caballero, “el ramal de Duques de Nájera, entre los números 2 al 8, se transformará en una calle de prioridad peatonal con plataforma única, una calle de convivencia con el paso exclusivo de vehículos para acceso a garajes, lo cual dotará a ese espacio de un carácter totalmente pacificado”.

Uno de los objetivos, ha explicado Jaime Caballero, es reducir el tráfico en este nudo a través de la reducción de su capacidad para absorber coches, sobre todo en el sentido este-oeste. Con este planteamiento, Duques de Nájera recobrará un carácter más urbano. “Entendemos que una buena parte del tráfico que cruza la ciudad deberá utilizar la Circunvalación, la cual a su vez estará liberada del tráfico de paso gracias a la Ronda Sur”, ha explicado. De hecho, “se ha comprobado, en estos meses que el nudo lleva interrumpido, que el tráfico se ha redistribuido sin colapsar la ciudad; lo cual nos garantiza que esta solución es viable desde en relación con los flujos de tráfico previstos”.

El objetivo del Equipo de Gobierno es transformar el eje Duques de Nájera-Lobete en una calle urbana más, desincentivando su uso como travesía este-oeste. “Trabajamos con el objetivo de calmar el tráfico en el centro de la ciudad”, ha dicho el concejal. “La Circunvalación LO-20 debe ser la vía de comunicación rodada este-oeste en la ciudad, sobre todo cuando la nueva ronda sur elimine el tráfico de paso”.

Con la elaboración de este proyecto el Ayuntamiento de Logroño completa la información que LIF ha requerido para que su Consejo de Administración pueda decidir sobre la petición que el Consistorio le trasladó en septiembre de no realizar el túnel. La decisión, como ya se ha explicado, se debe a varios factores; en primer lugar, el equipo formado por técnicos municipales y de Gobierno entienden que el túnel es una herida en la ciudad y no resuelve el problema del tráfico en esta zona; en segundo lugar, entronca con la exigencia de luchar contra el cambio climático a través de políticas sostenibles que reduzcan las emisiones; en tercer lugar, por rigor económico y gestión de dinero público, puesto que el túnel es una obra que será asumida íntegramente por el Ayuntamiento.

Para que LIF tome la decisión han sido necesarios numerosos informes y el dictamen de la Abogacía del Estado que exige, en su parte final, que el Ayuntamiento de Logroño proponga una solución técnica a este nudo.