Noticias

Ver la imagen de cabecera a tamaño completo
Mostrar menú secundario

El Ayuntamiento de Logroño aboga por un uso responsable de los productos pirotécnicos durante las fiestas navideñas

20
dic
2019

El Ayuntamiento de Logroño, a través del servicio de Protección Civil, aconseja que se extremen las precauciones y se haga un uso responsable de los productos pirotécnicos durante las fiestas navideñas, tanto durante su venta y como en su posterior disfrute.

La venta de estos productos, prohibida a menores de 12 años, solo puede ser realizada por establecimientos que cuenten con la pertinente autorización administrativa por parte de la Delegación de Gobierno y el Consistorio.

Los menores de entre 12 y 18 años podrán utilizar estos productos solo en presencia de un adulto y siempre aquellos autorizados para su edad (categoría F1: edad mínima de uso 12 años; categoría F2: a partir de 16 años; y categoría F3: desde los 18 años).

Consejos de seguridad para su uso

El servicio de Protección Civil de Logroño ofrece las siguientes medidas de prevención para el uso y disfrute de material pirotécnico, pues no solo es utilizado por profesionales, sino también por adultos y niños:

No guardar en el bolsillo, podrían explotar con el calor cercano.

No utilizar bajo los efectos del alcohol.

Los productos pirotécnicos no se deben disparar contra personas o animales, ni en zonas donde haya vegetación o líquidos inflamables u otros materiales que puedan desprender vapores que puedan explotar con facilidad. Tampoco se deben encender dentro de botellas, latas, contenedores o papeleras pues, al margen de poder provocar un incendio en los dos últimos casos, puede conllevar metralla.

Utilizar la pirotecnia en lugares seguros y en horarios en que no causen molestias.

Evitar su empleo en aglomeraciones y mantener la distancia de seguridad recomendada para cada tipo de producto (categoría F1: 1 metro; categoría F2: 8 metros; categoría F3: 15 metros; categoría F4, considerada de alta peligrosidad y de uso exclusivo para profesionales: según las indicaciones del fabricante).

Encender la mecha por el extremo para disponer del tiempo homologado para la retirada.

No exponerse durante su activación.

Si se utilizan candelas romanas (petardos con largos y densos tubos de papel o cartulina que contienen capas de estrellas y diferentes cargas propulsoras) se deben fijar en un lugar seguro (las que no estén provistas de un mango especial, deben fijarse en algún agujero o en un tiesto lleno de tierra o arena).

Los cohetes voladores no se deben disparar sujetados con la mano (hay que utilizar soportes especiales o lanzadores), con la varilla rota o en lugares con evidente peligro de incendio; también debemos asegurarnos de que no haya ningún elemento (balcón, arboles, tejados, etc.) que obstaculice su trayectoria.

No tocar los petardos fallidos hasta transcurridos 30 minutos. Además, conviene inutilizarlo dejándolo en remojo toda una noche.

No lanzar los restos en contenedores inmediatamente después del disparo, ya que podría provocar un incendio.

Cerrar puertas y ventanas cuando se estén lanzando productos pirotécnicos en la calle.

En caso de quemaduras, es conveniente lavar la superficie afectada con agua fría para limpiar y calmar el dolor y no aplicar ningún tipo de pomada u otro producto. Después se debe envolver la quemadura con un paño limpio y acudir al centro de salud más cercano.

Respecto a la compra y venta de estos productos

El número máximo de productos pirotécnicos que puede ser vendido a un único comprador no podrá́ superar los 10 kilogramos netos.

Queda expresamente prohibido el envío por correspondencia o servicio de mensajería. En este sentido, está permitida la compra telefónica o electrónica siempre y cuando la recogida del material pirotécnico se efectúe en el propio establecimiento de venta por la misma persona que realizó la compra.

La unidad mínima de venta o comercialización al público general será́ el envase estándar, por lo que está prohibida la venta de unidades sueltas fuera de él.

Además de las precauciones en la venta y en la compra, es indispensable comprobar el etiquetado de los envases para conocer a qué categoría pertenecen.

Finalmente, hay que asegurarse de que los productos adquiridos se encuentren en perfecto estado y respetar en todo momento las instrucciones de su etiquetado.