Mostrar menú secundario

Santiago el Real

El templo de Santiago el Real se alza en el Casco Antiguo logroñés, en la calle Barriocepo, junto a la Plaza y a la fuente del mismo nombre, dedicadas al recuerdo del Camino de Santiago y al descanso de los peregrinos.

La iglesia de Santiago ha estado vinculada al concejo logroñés y, en su interior, se guardaron documentos del Ayuntamiento. Al parecer, en este templo se reunieron los representantes de la ciudad para tomar las decisiones pertinentes ante el asedio de 1521.

Se trata de una nave de tres tramos con cruceero y cabecera ochavada. La fábrica original es, por tanto, del sigloXVI. Posteriormente, fueron añadidas en el siglo XVII la portada, la sala capitular y los tres espacios de los pies.

La torre está compuesta de cinco cuerpos de sección cuadrada. En la fachada principal hay dos imágenesdel apóstol Santiago.

Aunque algunos historiadores recogen noticia del emplazamiento en este lugar de otros templos anteriores, la actual iglesia de Santiago el Real se comenzó a construir en 1513 y fue terminada posteriormente por el cantero Pedro de Urruzono.

En el interior de la iglesia estuvo el lugar en el que se recogían los documentos más importantes de los que era propietario el Ayuntamiento. Su emplazamiento estaba en el hueco practicado en uno de los paños que conforman la capilla mayor. Bajo su reja figura la inscripción: "Éste es el archivo de la muy noble y muy leal ciudad de Logroño".

Al costado de la iglesia se puede contemplar la Plaza de Santiago, un espacio singular frente al Parque del Ebro, en cuyo pavimento se ha encastrado un singular Juego de la Oca con motivos jacobeos. A un lado de esta Plaza se yergue la Fuente del Peregrino, recuerdo de otra más antigua que el Ayuntamiento rehabilitó en los años ochenta.