Mostrar menú secundario

Planes y Programas

  • PLAN DE CONTRATACION DEL AYUNTAMIENTO DE LOGROÑO, CORRESPONDIENTE AL EJERCICIO 2019

    El Ayuntamiento de Logroño no representa una excepción en la falta de planificación de su actividad contractual. Al igual que otros muchos poderes adjudicadores, el funcionamiento regular de sus órganos de asistencia, especialmente de la DG de Contratación, se produce a demanda de las Unidades proponentes que necesitan de un contrato para llevar a cabo su actividad prestacional. Pero esta forma de actuar mediante la fórmula acción-reacción, produce graves inconvenientes e ineficiencias varias, entre ellas y la cito como de mayor impacto, la que se deriva de la terminación de un contrato, cuando debido a la falta de planificación, el siguiente llamado a sucederle no ha culminado todavía el procedimiento de adjudicación y formalización. Situación que ha originado en ocasiones la utilización de construcciones jurídicas inapropiadas para la prórroga forzosa del contrato, tales como contratos menores o procedimientos negociado puente, continuación provisional del servicio, etc. Pero también, no menos relevante resulta la escasa reacción que desde la DG de Contratación tenemos para realizar correctamente nuestro trabajo cuando se acumulan, por falta de la debida planificación, las distintas propuestas a tramitar. A ello hay que sumar la complejidad que está suponiendo la implementación de la nueva Ley 9/2017, de Contratos del Sector Público, requiriendo un esfuerzo de aprendizaje de nuevas materias que concurre con el no menos importante crecimiento de procedimientos, antes tramitados como contratos menores.

    La falta de planificación también se ha puesto de manifiesto en el DAFO elaborado por la Dirección, fijándose como amenaza, “la poca disciplina en planificación de las Unidades para la solicitud de actuaciones relativas a la contratación, junto a la inexistente gestión de control de plazos para la tramitación...”

    La nueva Ley, tiene en cuenta los problemas derivados de la falta de planificación y en su artículo 28, apartado 4, dice que:

    “Las entidades del sector público programarán la actividad de contratación pública, que desarrollarán en un ejercicio presupuestario o períodos plurianuales y darán a conocer su plan de contratación anticipadamente mediante un anuncio de información previa previsto en el artículo 134 que al menos recoja aquellos contratos que quedarán sujetos a una regulación armonizada”

    A su vez, la Instrucción 1/2018 en materia de contratación pública del Ayuntamiento de Logroño, establece en su apartado 3.2.1.: “Aprobado definitivamente el Presupuesto General Municipal y, en todo caso, dentro del primer trimestre del año natural, el órgano de contratación aprobará el Plan Anual de Contratación. En el supuesto de contratos armonizados, se realizará el anuncio de información previa previsto en el artículo 134 de la LCSP 2017, reduciéndose de este modo los plazos de licitación en los términos previstos en el artículo 156 de la misma”

    Es por ello que, atendiendo este requerimiento legal, y a lo que ello significa en cuanto a la oportunidad de dar a conocer a los operadores económicos cuáles son las necesidades institucionales que pretenden cubrirse mediante los contratos proyectados, de modo que, con la debida anticipación, puedan estudiar y, en su caso, preparar las correspondientes ofertas, aspecto éste que redundará no sólo en una más transparente, igualitaria y no discriminatoria contratación pública, sino también en la obtención de ofertas mejores en calidad-precio para el Ayuntamiento, se lleva a cabo la elaboración del Plan en el que se hacen constar los siguientes datos:

    1. Segregación por Dirección General y, en su caso, Unidad
    2. Fecha estimada de presentación en la DG de Contratación
    3. Objeto del contrato (definición del mismo, no sólo título).
    4. Tipo de contrato (obras, suministro o servicio, concesiones, privados: artísticos, patrimoniales, de financiación…)
    5. Valor estimado, sin IVA (incluidas posibles prórrogas, modificaciones previstas y otros incentivos)
    6. Fecha estimada de inicio de prestación si es nueva o, en su caso, de sucesión de un nuevo contrato, si la prestación es de tracto sucesivo.
    7. Reserva de contrato, en su caso, para Centros Especiales de Empleo de Iniciativa Social, Empresas de Inserción, o Programas de empleo protegido.
    8. Distribución por lotes, en su caso
    9. CPV

    El Plan resulta asimismo una oportunidad para el mejor funcionamiento de la estructura dedicada a la preparación y adjudicación de la contratación municipal al anticiparse a las previsiones de futuro y hacerlo con racionalización de medios y tiempos, especialmente cuando los recursos dedicados son escasos ante la complejidad creciente de la gestión contractual.

    En la redacción del Plan se tienen en cuenta igualmente los plazos de tramitación previstos por la Dir. Gral de Contratación, a efectos de la oportuna previsión, fijándose en los relacionados a continuación, que se computarán desde que se introduce la solicitud en el CTR hasta la formalización del contrato, salvo para el procedimiento abierto simplificado abreviado que se computará hasta la conformidad al acuerdo de adjudicación:

    • Procedimiento abierto ordinario o restringido: 6 meses; si es armonizado, 7 meses
    • Procedimiento abierto simplificado: 3,5 meses
    • Procedimiento abierto simplificado abreviado: 2,5 meses

    El plan es un documento dinámico y aunque no cuenta con la totalidad de las acciones a emprender durante el ejercicio, podrán incorporarse a medida que se vayan comunicando a la Dirección General de Contratación.

  • Plan de mejora de Responsabilidad Social y Criterios de Contratacion

    Un Ayuntamiento responsable no solo debe cumplir sino, también, velar porque se cumplan los principios sociales y de sostenibilidad medio ambiental, entre otros. La contratación pública no es sólo un medio para proveer de bienes y servicios a la Administración, es además un potente inductor para la consecución de otras finalidades sociales, tales como la “calidad en el empleo” (entendida como "conjunto de propiedades de una ocupación digna, superando las distitnas maneras de exclusión social") o la conservación del Medio Ambiente, con el que se promueve el uso eficiente de los recursos, mediante el ejemplo responsable que el Ayuntamiento quiere imprimir a su política de contratación, para crear una auténtica reputación que incremente el apego y afecto de los ciudadanos. Buena muestra de ello es la moción aprobada por el Pleno del Ayuntamiento de Logroño, el día 5 de diciembre de 2013, para primar las proposiciones que generen empleo y penalizar las que impliquen la pérdida del mismo o de unas inadecuadas condiciones de trabajo.

    Si bien las políticas de empleo y sostenibilidad requieren de ámbitos de gestión propios, con un mayor recorrido que el que pueda aportar la contratación pública, incluso desde la limitación que pueda tener esta experiencia novedosa hasta que se haga sistemática y generalizada, se cubre con ella un espacio de respeto a ambas iniciativas hasta ahora abordadas esporádicamente por esta Administración Municipal.

    Casi el 20 % del producto interior bruto de la UE se consume en la compra de bienes y servicios públicos, y unos requisitos sociales como los citados, o una demanda significativa de productos más ecológicos, creará mercados más respetuosos con las políticas, y ampliará los ya existentes, favoreciendo incentivos en las empresas para el desarrollo de tecnologías ambientales e impulso de la calidad en el empleo.

    Para la consecución de estos fines, el Ayuntamiento de Logroño ha aprobado, en su Junta de Gobierno Local del pasado 18 de septiembre, un Plan de Mejora titulado 'Caminando hacia un sistema de responsabilidad social municipal: las contrataciones social y verde y su incidencia en la mejora de la calidad en el empleo y el medio ambiente sostenible' con el que se persiguen tres objetivos esenciales:

    1. Velar por el ajuste a la normativa laboral y mantenimiento de las condiciones de trabajo de los muchos empleados al servicio de las empresas contratistas municipales, por la incorporación de la mujer al mercado de trabajo, evitando ser discriminada, y por la generación de empleo para las personas más vulnerables, en especial para discapacitados.
    2. Impulsar la introducción de buenas prácticas de conservación del Medio Ambiente, como la Compra Pública Ecológica (CPE), de acuerdo con lo previsto en la normativa comunitaria, capaces de activar sinergias en el desarrollo de tecnologías ambientales, garantizando al mismo tiempo el uso eficiente de los recursos.
    3. Contribuir a la construcción de un sistema de responsabilidad social que devuelva a la Sociedad una buena parte de lo conseguido con su esfuerzo económico, mediante la mejora de la calidad de vida de las personas.
    1