Mostrar menú secundario

El medio físico

                                                           

El término municipal de Logroño se sitúa al norte de la Comunidad Autónoma de La Rioja, limitando con los términos municipales riojanos de Agoncillo, Murillo del río Leza, Villamediana de Iregua, Lardero, Navarrete y Fuenmayor, con los términos municipales alaveses de Laguardia y Oyón, y con el término municipal navarro de Viana.

Tiene una superficie de 7.745 Has., ocupando el final del valle del río Iregua, en su confluencia con el Ebro. Adopta una disposición alargada en el sentido occidente-oriente al apoyarse en el río principal como elemento vertebrador, aunque excéntrico, del término municipal, que sólo en un pequeño porcentaje ocupa la margen izquierda. Al atravesar este territorio se produce un cambio importante de carácter en el Ebro; de un curso de meandros encajonados (típico de la Rioja Alta), en el que es característico un estrecho valle que rodea altas colinas, se pasa a un curso ondulante sobre una amplia llanura aluvial en la que el valle se ensancha en artesa, paisaje característico de la Ribera. Esta transición es perfectamente observable al comparar el meandro de Assa con los sotos orientales, como el de los Americanos.

La ciudad propiamente dicha se asienta en la amplia llanada que coincide con la primera terraza de los valles de ambos ríos. Las variaciones recientes de sus cursos han dado lugar al nivel inferior de la llanura aluvial, que constituye la tierra de labor más rica, correspondiente a las huertas de la carretera de El Cortijo, Madre de Dios y Varea, y con frecuentes sotos a partir de Logroño.

(Los datos de esta sección están tomados del trabajo "Estudio del suelo no urbanizable de Logroño" vinculado al Plan General Municipal)