Mostrar menú secundario

Ebro

Las series de caudal constituyen la información básica de cualquier estudio que analice el comportamiento hidráulico de un río. La estación más próxima a la ciudad de Logroño es la de El Cortijo, que toma datos del caudal medio, pero no del caudal instantáneo máximo, dato importante para calcularlos períodos de retorno de distintas avenidas. La bibliografía consultada ("El río Ebro en el municipio de Logroño", Ayuntamiento de Logroño e Instituto de Estudios Riojanos) analiza los datos de la estación de aforo de El Cortijo. En el caso del caudal instantáneo máximo, hace una extrapolación referida a los datos de las estaciones de Miranda de Ebro y de Mendavia, que sí reflejan este último dato.

La siguiente tabla muestra las características fisiográficas del aforo de El Cortijo y de la cuenca drenada:

Características del aforo de El Cortijo

Latitud: 42º29´06´´N

Longitud: 2º30´56´´W

Cota: 390 m

Superficie drenada: 10.356 km2

Precipitación media en la cuenca: 810 mm

Período estudiado: 1.954-55 a 1.988-89

 

Regimen fluvial del río Ebro en Logroño

El régimen fluvial está constituido por las fluctuaciones de caudal que experimenta un río a lo largo del año, y que se repiten cierta similitud de un año a otro. Se estudia a partir de los datos de caudal medio mensual. La bibliografía consultada analiza el régimen fluvial entre los años 1954 y 1988 (34 años).

Características de la serie anual del aforo de El Cortijo

Aportación media anual: 3317,6 Hm3

Caudal medio absoluto: 105,2 m3/s.

Superficie drenada: 10.356 km2

Caudal específico: 10,16 l/s/km2

Lámina de agua escurrida: 320,4 l/m2

Variabilidad interanual:

Mínimo: año 1.988-89, con 39,0 m3/s.

Máximo: año 1.959-60, con 194,84 m3/s.

Coef. irregularidad (máx/mín) = 4,99

Coeficiente de variación anual: 32,4

La siguiente tabla refleja los datos de caudales medios mensuales y anual calculados como la media de los caudales medios correspondientes a los años del período estudiado.

Tabla de caudales medios

MES Caudal medio (m3/s)
Octubre 44,1
Noviembre 90,0
Diciembre 152,7
Enero 172,1
Febrero 177,8
Marzo 161,8
Abril 165,4
Mayo 107,1
Junio 67,9
Julio 44,8
Agosto 42,3
Septiembre 36,5
Año 105,2

El régimen fluvial del Ebro en El Cortijo se caracteriza por una época de caudales altos que se prolonga entre diciembre y abril, y un periodo de estiaje algo menos acusado que el que experimentará en Castejón, concentrado entre julio y octubre. El máximo se registra en febrero. Los caudales de diciembre, marzo y abril experimentan un notable aumento con respecto a los registrados en la estación de Miranda. Los elevados caudales invernales indican una elevada influencia oceánica, caracterizada por unos aportes netamente pluviales. Sin embargo, la mayor importancia de los primaverales informa de la llegada de caudales relacionados con la fusión nival en las cabeceras de los afluentes riojanos (Oja-Tirón y Najerilla), con un ligero incremento de la media mensual de abril con respecto a la de marzo. Esta influencia nival estaba prácticamente ausente en el aforo de Miranda, de régimen más claramente pluvial-oceánico. La estación de Castejón es de tipo pluvio-nival.

Coeficiente de variación mensual y anual del caudal del río Ebro en El Cortijo

MES Coef. Variación (%)
Octubre 48,7
Noviembre 91,3
Diciembre 86,1
Enero 68,3
Febrero 58,8
Marzo 46,8
Abril 47,9
Mayo 59,5
Junio 72,3
Julio 29,4
Agosto 39,6
Septiembre 46,3
Año 32,4

La regularidad del régimen fluvial se refleja en el escaso coeficiente de variación que, en general, posee la media de cada mes. Destaca la irregularidad exhibida por noviembre y diciembre, con coeficientes de variación próximos al 100%. Esta circunstancia refleja la dependencia de estos meses de la existencia o no de precipitaciones asociadas a frentes invernales. Junio, el tercer mes en cuanto a irregularidad de sus aportes, debe su comportamiento a la variabilidad con que se presentan las corrientes frontales a finales de primavera y comienzos de verano. Por otro lado, destaca la regularidad de los estiajes, pues julio y agosto presentan los menores coeficientes de variación.

Época, frecuencia e intensidad de las crecidas del Ebro

Se puede definir el término "crecida" como el caudal diario superior en cinco veces el medio anual. En el caso del municipio de Logroño, implica la adopción de un caudal umbral de 526 m3/s para la estación de El Cortijo. Se ha confeccionado una lista de 98 crecidas registradas en este aforo para el período estudiado.

Las siguientes tablas reflejan datos referentes a la magnitud y distribución temporal de las crecidas.

Distribución de las crecidas en la estación de El Cortijo según su magnitud

Caudal diario Frecuencia proporcional
526-650 m3/s 36,73 %
651-750 m3/s 17,35 %
751-850 m3/s 17,35 %
851-950 m3/s 7,14 %
951-1.050 m3/s 3,06 %
1.051-1.150 m3/s 8,16 %
1.151-1.250 m3/s 1,02 %
1.251-1.350 m3/s 2,04 %
1.351-1.450 m3/s 2,04 %
1.451-1.550 m3/s 2,04 %
1.551-1.650 m3/s 2,04 %
> 1.651 m3/s 1,02 %

Distribución mensual de las crecidas

Mes Número crecidas registradas
Enero 20
Febrero 16
Marzo 9
Abril 12
Mayo 7
Junio 4
Julio 0
Agosto 1
Septiembre 0
Octubre 1
Noviembre 11
Diciembre 17

Distribución estacional de las crecidas

Estación Número crecidas registradas Proporción
Invierno 47 48,0 %
Primavera 26 26,5 %
Verano 1 1,0 %
Otoño 24 24,5 %

Estos datos ponen de manifiesto el predominio de las crecidas invernales sobre el resto de las estaciones. Esto se debe a la importancia de los frentes provenientes del noroeste, que descargan sus abundantes lluvias en las cuencas del Ebro y algunos afluentes, sobre todo cuando los frentes duran varios días o bien se suceden unos a otros con relativa rapidez. Estas situaciones suponen el 48 % de las crecidas registradas en el aforo de El Cortijo. Le siguen en importancia las ocurridas en primavera, debidas a las lluvias de esta estación, unido al deshielo producido en la cabecera de los afluentes riojanos. La única crecida registrada en verano ocurrió en 1983 y se debió a una situación extrema de "gota fría". Es por tanto, una situación muy anómala que se produzcan crecidas en esta estación. Las crecidas de otoño deben su origen al mismo fenómeno que las de invierno.

Desglose por estaciones y magnitud de las crecidas registradas en el aforo de El Cortijo.

Estación 526-800 801-1.000 1.0001-1.300 >1.300
Invierno 32 (68,1) 6 (12,7) 6 (12,7) 3 (6,4)
Primavera 21 (80,8) 2 (7,7) 2 (7,7) 1 (3,8)
Verano - 1 (100) - -
Otoño 15 (62,5) 3 (12,5) 2 (8,3) 4 (16,7)

(Entre paréntesis, el porcentaje sobre el total de cada estación):

Se comprueba como las avenidas de otoño e invierno son las más susceptibles de alcanzar y superar los 1.000 m3/s, mientras que las de primavera son las más modestas, superando raramente el caudal medio de crecida.

En resumen, el predominio de las crecidas durante la estación fría con respecto a las que ocurren en el resto del año es una prueba del carácter oceánico que caracteriza al curso superior del río Ebro. A medida que recorre la Comunidad de La Rioja, pierde este carácter, que aún posee en El Cortijo, para adoptar rasgos más mediterráneos, plenamente confirmados en el aforo de Castejón.

Respecto a la duración de las crecidas, se puede decir que para el umbral de crecida, fijado en 526 m3/s, alcanza un promedio de 6,2 días al año. Crecidas mayores de 1.000 m3/s alcanzan un promedio que no llega a 1 día al año.

Periodos de recurrencia de las distintas avenidas del Ebro

Se define el término "Período de retorno" o "Intervalo de recurrencia" como el número de años que, por término medio, deben transcurrir para que una crecida sea igualada o excedida.

Caudales de avenida para distintos períodos de retorno según los métodos de Pearson y Gumbel:

Período de retorno

Caudal de avenida

(método Pearson)

Caudal de avenida

(método Gumbel)

5 años 1.214 m3/s 1.237 m3/s
10 años 1.430 m3/s 1.493 m3/s
20 años   1.739 m3/s
25 años 1.862 m3/s  
50 años 1.846 m3/s 2.061 m3/s
100 años 2.000 m3/s 2.296 m3/s
200 años 2.304 m3/s 2.534 m3/s
400 años 2.583 m3/s 2.772 m3/s
500 años 2.681 m3/s