Mostrar menú secundario

Suelo

Geología

La geología del término municipal se caracteriza por su sencillez estructural y litológica. El dominio de materiales cuaternarios y terciarios refleja la ausencia de complejidad tectónica.

Por sus repercusiones en los usos y la ordenación del territorio, pueden distinguirse dos grandes grupos:

  • Materiales detríticos sueltos. Incluyen el conjunto de terrazas del Ebro y tributarios, los depósitos de glacis cuya separación de las terrazas es progresiva y no siempre es clara. Son los materiales más adecuados para el desarrollo agrícola, aunque pueden presentar limitaciones debido a la elevada pedregosidad o la presencia de una costra de caliche.
  • Materiales arcillosos de los afloramientos terciarios. Poseen mayores limitaciones que los anteriores para el desarrollo agrícola, y un mayor riesgo de erosión.

Los sedimentos terciarios afloran extensamente en el término municipal, y constituyen la base de los depósitos cuaternarios.

El Cuaternario se encuentra representado por las terrazas fluviales y llanuras de inundación del río Ebro y sus afluentes, principalmente el río Iregua, así como por los derrubios correspondientes a las distintas elevaciones. Sus materiales son muy diversos (gravas, arenas, limos y arcillas), como corresponde a este tipo de sedimentos.

Geomorfología

Los cauces de los ríos Ebro e Iregua han dejado en el término municipal una extensa superficie cubierta por depósitos de terraza que se escalonan desde más de 200 metros sobre el actual nivel del río Ebro, hasta el cauce aluvial actual.

Las terrazas más altas quedan como superficies llanas elevadas, resistentes a la erosión. Las más bajas están sujetas a la acción erosiva de los ríos, atenuada en la actualidad. En las laderas de mayor pendiente, como pueden ser las situadas al sur de las lomas del Monte Cantabria, El Corvo o Fonsalada, los procesos erosivos llegan a ser muy acusados,

Edafología

La mayor parte del territorio la ocupan suelos conocidos como "pardos forestales". Las zonas de regadío intensivo coinciden con los denominados "suelos de terraza", desarrollados sobre llanuras aluviales a partir de la capa de limos. Las zonas de fuerte pendiente y afectadas por la erosión coinciden con regosoles. En el meandro de Los Americanos y alguna isla del Ebro se encuentran arenosoles.