Mostrar menú secundario

Edafología

Arenosoles

Se desarrollan sobre sedimentos actuales caracterizados como "barras de acreción lateral actual". Son suelos profundos, con un horizonte A muy delgado y con la típica estratificación cruzada de los depósitos aluviales. Textura con más del 90% de arena, por lo que también se les conoce como "Suelos esqueléticos arenosos". Sólo se encuentran en algún punto concreto del meandro de Los Americanos y en alguna isla del cauce fluvial.

Fluvisoles calcáricos

Conocidos comúnmente como "Suelos de terraza". Son suelos de perfil A1C, desarrollados sobre llanuras aluviales, a partir de la capa de limos que cubre el depósito de cantos. Espesor variable como corresponde a la naturaleza de los aportes fluviales. Son suelos profundos, de forma que no afloran los cantos que existen en profundidad. Su textura es fina: franca y limosa, pero dado el carácter alóctono de los materiales, puede variar entre amplios límites. Suelos imperfectamente drenados debido a su textura fina. Régimen hídrico de tipo arídico, lo que indica que a nivel superficial existe una notable deficiencia para el desarrollo de la vegetación. No ocurre lo mismo en niveles profundos o en zonas ligeramente deprimidas, donde la presencia del acuífero proporciona humedad más o menos constante a lo largo del año. En nuestra zona, ocupan la llanura de inundación y la terraza inmediatamente superior. Estos suelos se encuentran cultivados en prácticamente toda su extensión con un régimen de uso de regadío intensivo.

Cambisoles cálcicos

Conocidos como "Suelos pardos forestales". Son suelos de perfil A B C, desarrollados sobre los materiales arcillosos del Terciario y sobre los materiales detríticos de las terrazas altas. En general poseen un horizonte A profundo, rico en humus; un horizonte B, limoso, con estructura poliédrico-subangular. Son suelos de textura fina, con alto contenido en carbonatos. Hay caliza en todo el perfil, lo que da al suelo un carácter básico, aún teniendo valores de pH próximos a 7,5. Puede presentar problemas de permeabilidad, lo que dificulta el lavado de la caliza hasta el horizonte C, al que se pasa gradualmente desde el superior.

Ocupan la mayor parte del territorio, ya que se asientan tanto sobre los materiales arcillosos del Terciario como sobre las terrazas altas. Según donde se asienten, presentan unas peculiaridades u otras. Por ejemplo, los que se asientan sobre terrazas colgadas presentan una elevada pedregosidad, que, a su vez, varía según los materiales que conformen la terraza. Los que se asientan sobre materiales terciarios, tienen una pedregosidad mucho más baja.

En general son suelos aptos para el cultivo en las zonas más o menos llanas de pie de monte, mientras que en las zonas llanas de las terrazas altas la pedregosidad supone un factor limitante de gran importancia. En las laderas, tienen una clara vocación forestal.

Regosoles

Son suelos desarrollados sobre materiales blandos y arcillosos. Ofrecen únicamente un horizonte óchrico de poco espesor, contenido escaso en materia orgánica y alto en carbonatos. Dada la fácil erosionabilidad de los tipos de roca donde se asienta, aparecen siempre que la pendiente es algo fuerte. Coexisten entonces áreas de suelo con desarrollo inicial con otras en las que la roca, más o menos alterada, aparece en superficie. Se han clasificado de esta manera los suelos de las laderas de mayor pendiente y más afectadas por la erosión. Es decir, las laderas del Monte del Rincón, Fonsalada, El Corvo y Monte Cantabria.